La inflación de octubre fue 3,3% y acumula 42,2% en el año

La inflación no da tregua en la Argentina, menos en el período de transición que se abre de cara al futuro cercano: un lapso de tiempo entre dos congelamientos que adelantan un «colchón» de más subas. Así, en octubre -todavía con efectos de precios pisados de combustibles, alimentos de la canasta básica, dólar y tarifas de servicios públicos- reflejó un alza de la inflación de 3,3%, debido principalmente al impacto del proceso de dolarización -y la consecuente devaluación- que se abrió tras las primarias de agosto pasado.

De esta manera, la inflación muestra una desaceleración frente al fuerte pico de septiembre (5,9%), bastante por debajo de lo esperado por los economistas privados, pero se estaciona todavía en un nivel elevado. Con esta alza, en 10 meses la suba de precios acumuló un avance de 42,2%. En los últimos 12 meses, la inflación suma 50,5%, el valor más bajo desde enero. En tanto, el dato núcleo (sin precios regulados ni estacionales) mostró un alza mensual de 3,8%.

«La disminución de la inflación en octubre se vio impulsada, en gran medida, por los menores aumentos en el rubro alimentos», afirmaron desde el Banco Central (BCRA). «Este número sigue siendo alto pero es 2,6 puntos menos que en septiembre», estimaron. «Dada la inflación de octubre, las tasas de interés reales de los depósitos a plazo fijo se mantuvieron en terreno positivo durante el mes», recalcaron en la entidad que conduce Guido Sandleris.

«Todos los componentes marcaron menores registros», afirmó Melisa Sala, economista de la consultora privada LCG. «La inflación núcleo fue 3,8% mensual en octubre contra 6,4% en septiembre; los bienes estacionales aumentaron sólo 2,8% contra un 8,5% el mes anterior; y los bienes y servicios regulados todavía sujetos al congelamiento post PASO tuvieron una suba del 2% mensual, 1,4 puntos menos que en septiembre», agregó.

«Esta desaceleración se explicó por el impacto de la menor depreciación del mes de agosto y por los precios regulados planchados en un mes electoral. Para noviembre esperamos una leve aceleración debido a la suba de precios regulados como combustibles», anticipó a LA NACION Gabriel Zelpo, economista jefe de la consultora privada Seido.

«El dato sorprendió por lo bajo. Se esperaba alrededor de 4%», dijo Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina. «Alimentos y Bebidas subió poco. Quizás sí el dato negativo es que la inflación núcleo sigue en niveles altos, y fueron los regulados y estacionales los que empujaron a la baja el índice de este mes. Así quizás la inflación interanual quizás no supere el 55%. Los datos de noviembre nos muestran una inflación cercana a 3,7% en noviembre», cerró.

«Para que 2019 cierre con una inflación menor al 50% las tasas de inflación de noviembre y diciembre deberán descender al orden de 2,7%. Por el contrario, si las tasas son mayores al 4,4%, la inflación anual superará el 55%», indicaron Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del Iaraf. Que el año cierre con una inflación mayor a la de 2018, lo convertirá en el dato anual más alto de los últimos 28 años», indicaron los expertos en un informe.

«Los precios relativos anticipan que podría haber mayores problemas de cara a 2020. Los salarios posiblemente sigan perdiendo poder de compra y su actualización podría generar aumento de precios vía suba de costos. Las tarifas de los servicios y el transporte no se actualizan hace varios meses y complican la meta fiscal vía mayores subsidios económicos», agregaron los especialistas en materia fiscal.

Las subas de precios más altas fueron para Equipamiento y mantenimiento del hogar (8,1%), Bebidas alcohólicas y tabaco (6,1%), Prendas de vestir y calzado (4,7%) y Salud (4,7%). Los precios de los Alimentos y Bebidas aumentaron un 2,5%, por debajo del nivel general.

El último Relevamiento del Mercado (REM) del BCRA estimó una inflación para octubre de 4,2% mensual. Para noviembre, ya anticipaban una tasa de 4,1% mensual, «previendo que continúe verificándose una trayectoria descendente», según indicó el informe de octubre. Para fin de año, los participantes del REM estimaron una inflación nivel general en 55,6%. El componente núcleo, en tanto, llegaría a un 59,5%, según los analistas privados.

Esta perspectiva no incluye el acuerdo de precios y salarios que el presidente electo Alberto Fernández espera sellar con la CGT y la Unión Industrial Argentina (UIA) -ambas entidades se reunieron ayer- para intentar frenar la inercia. Tampoco aparecen allí las incertidumbres aún no resueltas sobre la continuidad de las restricciones a la compra de dólares, el nivel de las tasas de interés, la «pesificación» de las tarifas y la actualización por ley de las jubilaciones y pensiones, entre otras dudas sobre el nuevo programa económico, entre las que se destacan además el tenor de la emisión monetaria que habilitará en nuevo gobierno.

En ese camino, el Gobierno ya había anunciado que las empresas comenzaron a enviar listas actualizadas con aumentos de precios a los supermercados. El programa oficial de Productos Esenciales -precios congelados para alimentos- se licuará con aumentos dentro de Precios Cuidados. El IVA 0% para otros alimentos durará hasta el 31 de diciembre. Ayer, en tanto, terminó el congelamiento del precio de las naftas y hoy las petroleras aumentaron 5%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *