#PuedoDecidir: lanzan una campaña para prevenir el embarazo adolescente no deseado

En la Argentina, cada 6 minutos nace un bebé de una madre menor de 18 años.

En Argentina, cada seis minutos una adolescente tiene un hijo y por día nacen siete bebés de nenas que aún no cumplieron 15 años.

En ese lapso de 24 horas que imponen las estadísticas para establecer indicadores, muchas más quedan embarazadas y, por distintas causas, no llegan a término. Pero en la mayoría de los casos, no hubo planificación: fueron víctimas de abusos o no habían sido debidamente informadas sobre sexualidad y reproducción.

Con estas nuevas cifras, alarmantes, de las Estadísticas de los Hechos Vitales de la Población Adolescente en la Argentina de Unicef, este jueves la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y nueve ONGs lanzaron #PuedoDecidir, una campaña de comunicación para la prevención del embarazo no planificado en la adolescencia.

A través de la web puedodecidir.org, memes en las redes sociales, un juego virtual y acciones presenciales dirigidas a chicos de 13 a 18 años, la campaña se desarrollará del 21 al 28 de septiembre. Con el apoyo de Unicef, buscará prevenir los embarazos no intencionales y derribar 19 mitos que persisten sobre la sexualidad.

«Queremos brindar información y sensibilizar entre los chicos y chicas sobre la importancia de acceder a servicios de salud, a métodos anticonceptivos y, finalmente, de tomar decisiones concientes del momento de la maternidad y paternidad», arrancó Olga Isaza, representante adjunta de Unicef Argentina.

Al hablar de embarazos desde los 13 años, Isaza no puede dejar de lado que muchos casos fueron producto de abuso sexual o abuso de poder. Pero en esta campaña el foco es mostrar «el lado positivo de la sexualidad». Que no incluye solo la genitalidad y lo biológico sino también una «dimensión de exploración, placer, derechos y autonomía al momento de querer tener un hijo». 

Aún cuando nuestro país se ubica por debajo de las tasas promedio de la región de Latinoamérica y el Caribe, hay un alto porcentaje de adolescentes que hoy siguen dando a luz sin la oportunidad de haberlo decidido: 7 de cada 10 embarazos fueron no planificados.

Si bien en los últimos años decrecieron los embarazos de quienes tienen entre 15 y 19, preocupa especialmente que se mantuvo estable la fecundidad en nenas de 10 a 14. En esos casos, como lo dice la ley, hay que considerar siempre que no fueron consentidos. Más claro: que fueron forzados, que hubo abuso sexual. 

Sobre las que dieron a luz con más de 15 años, el Plan Nacional de Prevención del Embarazo no intencional en la Adolescencia 2017-2019 habla de «determinantes para el embarazo que se relacionan con condiciones de pobreza, estar fuera del sistema escolar, tener relaciones sexuales sin uso sistemático y/o adecuado de métodos anticonceptivos, y estar en pareja o conviviendo». 

«Todos los adolescentes deben poder decidir tener o no hijos. No importa la identidad sexual. Hay que darles esa posibilidad de decidir. La falta de implementación de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas contribuye al embarazo adolescente», aseguró Mabel Bianco, presidenta de FEIM.

También, dijo Bianco, lo hacen las representaciones estereotipadas: «Las nenas pasan de jugar con muñecas a jugar con un bebé propio. Pasan de niñas a adultas, sin adolescencia, sin ese derecho a vivirla». Así dio lugar a cuatro adolescentes que participaron de la campaña identificando, a través de frases, los tres principales mitos que contribuyen al embarazo.

1) No hay preservativo para mi tamaño. Para desmitificarlo, una de las adolescentes le puso el preservativo en la mano a su compañero. 

2) Eyacula afuera​ y no quedo embarazada​. «Eso es una mentira que aún persiste y fomenta el contagio de enfermedades, apuntó otro de los chicos.

3) Hay días seguros para evitar el embarazo. «La prevención del embarazo debe ser con preservativo o métodos anticonceptivos», apuntó otra chica.

«La ESI en las escuelas ha avanzado. Pero los adolescentes dicen que esa información no los ayuda. ‘Que los adultos nos escuchen’, piden. El mundo adulto debe habilitar las herramientas para evitar el embarazo no planificado en los adolescentes. Y chicos y chicas deben tener mayor exigibilidad. Exigirles al Estado esas herramientas y también exigir, por ejemplo, los cuidados en las relaciones sexuales», detalló Fernando Zingman, el especialista en Salud de Unicef.

Según datos oficiales, cerca del 14% de los nacimientos que se producen en la Argentina son de madres adolescentes y una de cada cuatro adolescentes ya habían tenido al menos un hijo. En Chaco, Formosa o Misiones, este porcentaje es aún mayor; uno de cada cinco corresponde a niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años

Un estudio de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil para el primer decenio señala que el 34,4% de los adolescentes no utilizó ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual. De ese total, el 47,4% fue por falta de información o información errónea vinculada con mitos falsos y el 33,3% fue porque “él no quería”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *